English cv French cartas de amistad German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

El Monasterio de Santa Catalina



El Monasterio de Monjas Privado de la Orden de Santa Catalina de Siena –nombre original– fue construido en un terreno de alrededor de 20 mil metros cuadrados para albergar a las hijas de las familias más distinguidas de Arequipa .Fue un convento de clausura absoluta hasta 1970, cuando las monjas deciden vivir en comunidad y dejar sus claustros para que sean visitados por los turistas.

El convento de Santa Catalina es una pequeña ciudadela construida en barro y sillar con magníficas pinturas al fresco que ocupan un área de 20 mil metros cuadrados y se divide en cuatro barrios, tratando de emular la distribución urbana arequipeña de los primeros años de la Colonia.

El Virrey Francisco Toledo, durante su visita a Arequipa, fue informado por el Cabildo, sobre su deseo de años atrás, de fundar un monasterio de monjas. Ello lo motivó a otorgar las licencias necesarias para la fundación del “Monasterio de Monjas Privado de la Orden de Santa Catalina de Siena”. Y gracias a la donación de los bienes de doña María de Guzmán, viuda de don Diego Hernández de Mendoza. Ella fue la primera priora del monasterio, cargo que ejerció durante los seis primeros años de funcionamiento. Su construcción se llevó a cabo rápidamente y en 1579 se declaró como inaugurada.


El domingo 2 de octubre de 1580, se celebra una misa mayor en la ciudad y Doña María, reconocida como fundadora, toma formalmente los hábitos. Las mujeres que ingresaron como monjas al Monasterio fueron criollas, mestizas y hasta hijas de curacas. Recién en 1964 ingresaron las primeras monjas españolas. La historia también cuenta del ingreso de “monjas pobres” y damas de la ciudad, que sin abrazar la vida religiosa, ingresaban al Monasterio para ejercitar sus virtudes.

Durante casi dos siglos, en la época virreynal, los claustros y celdas del monasterio de Santa Catalina, han sufrido modificaciones, agregados y nuevas construcciones, que lo han convertido en un verdadero muestrario de la arquitectura colonial de Arequipa.

Su estilo arquitectónico se basa en la influencia española, pero hecho con manos indígenas. Por ello, a diferencia de otras construcciones públicas coloniales, en Santa Catalina podemos encontrar la fusión de elementos españoles e indígenas, formándose algo original.

Los continuos terremotos que afectaron a Arequipa desde 1582, destruyeron las primitivas construcciones y también las propiedades de los familiares de las monjas catalinas. Esta fue la causa y origen de la ciudadela existente en el Monasterio de Santa Catalina de Siena de Arequipa. Los familiares de las religiosas optaron por hacer construir celdas privadas para éstas, toda vez que el dormitorio común estaba dañado o era muy pequeño para el número cada día creciente de religiosas.

Por lo que se estableció un estándar que fue seguido por más de 300 años. Para asegurar su seguridad, el lindel de la puerta era ligeramente superior al nivel del suelo y su techo considerablemente más bajo, dándole más resistencia a los movimientos telúricos.

Cuando se decidió abrir las puertas del monasterio y se iniciaron las labores de restauración de los frescos pintados en sus paredes, se encontró con toda una colección de cuadros religiosos de la escuela indígena. Aproximadamente 400 piezas fueron restauradas y es actualmente una de las colecciones de pinturas religiosas más importantes de América Latina.

En su interior existe un museo que guarda una de las muestras más importantes de arte religioso del continente, incluye una pinacoteca que contiene obras de la Escuela Cuzqueña, máxima expresión de la fusión de los sentimientos y valores de dos culturas: la incaica y la española. Se abrió al público el 15 de agosto de 1970. La visita al monasterio tiene una duración aproximada de una hora y media.

Monasterio de Santa Catalina, el más importante monumento religioso colonial del Perú. Fundado en 1580, mantuvo sus puertas cerradas al mundo hasta 1970. Al abrirlas, dejó ver sus estrechos pasillos, jardines, calles y plazas, que guardan con celo un arte colonial muy peculiar.

¿Cómo Llegar?
El Monasterio de Santa Catalina se encuentra ubicado cerca de la Plaza de Armas, por la rama izquierda de la avenida que va junto a la Basílica de Arequipa. El precio de la entrada es de 30 soles, con la compañía de una guía o, si gusta, puede optar por hacerlo por su cuenta, aunque en este caso se perdería toda la explicación y los curiosos detalles que se encierran tras estas inmensas paredes de sillar.

Atienden todos los días del año a excepción de Navidad, Año Nuevo y Viernes Santo.Horario regular: de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Temporada alta: Lunes, miércoles, viernes, sábado y domingo de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. y, martes y jueves: de 8:00 a.m. a 8:00 p.m. Precios especiales para niños y jubilados.


No te olvides de dejar tus comentarios!!

2 comentarios: